Ir al Inicio
ORÍGENES DIRECTIVOS ACADEMICOS NOTICIAS LA ACADEMIA CONTACTO

 

 

 

 

 

 

Índice:

 


 

 

            

¿EL GRAN ASUNCIÓN O LA GRAN ASUNCIÓN? (regresar al índice)

Suele haber vacilaciones en cuanto al género gramatical de esta frase, con la que se quiere indicar el área geográfica no muy bien determinada que comprende la capital del país y los municipios más cercanos a la misma.
Los que utilizan la frase el Gran Asunción, posiblemente estén influenciados por la expresión el Gran Buenos Aires, utilizada por los rioplatenses para referirse a la Capital Federal de Argentina y las ciudades circunvecinas de la Provincia de Buenos Aires. El nombre de la ciudad de Buenos Aires siempre ha sido considerado de género masculino. Así lo confirma, entre otros, la letra de un conocido tango popularizado por Gardel, que en una parte dice: “Mi Buenos Aires querido”.
En cambio, el nombre de la ciudad de Asunción, “la muy noble y muy ilustre” (Eloy Fariña Núñez, en Canto Secular), creemos que debe utilizarse en género femenino, de conformidad con los usos más extendidos en la literatura y en las canciones folclóricas de nuestro país. Así, por ejemplo, Carlos Zubizarreta inicia el Capítulo X de su obra “Historia de mi ciudad” con el título “Perfil y dimensión de la Asunción colonial”. Una difundida canción paraguaya, dedicada a la ciudad capital del Paraguay, comienza así: “A ti, bella Asunción, yo te distingo”. Además, la palabra “Asunción” es, semánticamente, de género femenino.
A mayor abundamiento, los diarios paraguayos suelen utilizar en sus titulares el género femenino para referirse a la ciudad de Asunción. En el 2003, aparecieron estos títulos: “Asunción, lista para ser una aldea global” y “En la Gran Asunción, el parque vehicular es de unos 300.000…”, ambos del diario ABC Color, al igual que el título que se lee en la edición del 30 de junio de 2004, del mismo periódico: “Intendentes de la Gran Asunción cuestionan ‘voracidad’ de ediles”.
                Sintetizando, somos de parecer que, cuando nos referimos a la ciudad de Asunción y a las ciudades circunvecinas, debemos utilizar el sintagma nominal “la Gran Asunción” y no “el Gran Asunción”, como a veces se escucha decir a los presentadores de noticias de TV.

 

AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

 

 

 

¿HILACIÓN O ILACIÓN? (regresar al índice)

Cuando nos referimos a la “trabazón razonable y ordenada de las partes de un discurso” o a “la acción y efecto de inferir una cosa de otra”, estamos definiendo el término ilación (sin “h” inicial), que no deriva del verbo “hilar”, sino del sustantivo latina “illatio”, y este del supino “illatum” del verbo irregular “inferre”, inferir.

AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

 

 

¿EL LAVARROPAS O LA LAVARROPA? (regresar al índice)

La máquina para lavar ropa que en otras regiones hispanohablantes se llama lavadora, se conoce, en los países del Río de la Plata, como lavarropas o lavarropa (con s final o sin ella). Según el DRAE, este sustantivo es de género ambiguo; lo cual significa que dicho vocablo se puede usar indistintamente en cuatro formas: el lavarropa, el lavarropas, la lavarropa y la lavarropas.   
En resumen, la máquina de marras puede lavar bien cualquier ropa, se utilice con -s final o sin ella, y en masculino o femenino.

AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

 

 

 

¿CIEN POR CIEN O CIEN POR CIENTO? (regresar al índice)

Suelen presentarse vacilaciones en el uso de estas locuciones adverbiales. Anteriormente, solo se admitía como correcta la segunda locución, en razón de que el numeral ciento podía apocoparse únicamente cuando precedía a un sustantivo, como cuando se dice: “cien años”, “cien personas”, etc. Sin embargo, tal vez por imposición de su extendido uso, actualmente se considera tan correcto decir “cien por cien” como “cien por ciento”, cuando con dichas locuciones se quiere indicar “en su totalidad”, “del principio al fin”, etc. (Cf. DRAE, 2001)

AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

 

 

¿LA FISCAL O LA FISCALA? (regresar al índice)

Acudiendo al Diccionario oficial (vigésima segunda edición), encontramos que el vocablo fiscala es de género femenino y significa, en su primera acepción: “Mujer que ejerce el cargo de fiscal”. De manera que, en este sentido, es correcta la locución “la fiscala”. Por otro lado, el vocablo fiscal, que es de género común, en su segunda y tercera acepciones, significa “ministro encargado de promover los intereses fiscales” y “persona que representa y ejerce el ministerio público en los tribunales”, respectivamente. Por tanto, también es correcta la locución “la fiscal”, para el género femenino. Pero, las funcionarias que representan y ejercen el ministerio público en los tribunales deberían defender su género, prefiriendo “la fiscala” a “la fiscal”, de acuerdo con la sugerencia o recomendación dada hace unos años por la Unesco, que propone que “las palabras masculinas que nombran oficios o profesiones se conviertan en femeninas, si son estos desempeñados por mujeres”.

AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

 

 

¿LA JUEZ O LA JUEZA? (regresar al índice)

El Diccionario considera la palabra juez como de género común (el juez y la juez) en su primera acepción, y registra la siguiente acepción genérica: “Persona que tiene autoridad y potestad para juzgar y sentenciar”. Pero también figura en el DRAE el vocablo femenino jueza, que es definido así: “Mujer que desempeña el cargo de juez”. Se puede deducir, entonces, que a una persona de sexo femenino que ejerce el cargo de juez, en cualquier ámbito, se la puede llamar indistintamente la juez o la jueza, debiendo preferirse esta última por consideración de género.

AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

 

 

¿EL MARATÓN O LA MARATÓN? (regresar al índice)

Esta palabra evoca el nombre de una pequeña aldea situada en la región del Ática, de la Antigua Grecia, al nordeste de Atenas, llamada Maratón (en gr., Marathón), célebre por la extraordinaria victoria alcanzada, en el año 490 a. de J. C., en los campos cercanos a dicha población –ubicados “aproximadamente a diez mil pasos” (circiter millia passum decem, según Cornelio Nepote) de la aldea– por el general ateniense Milciades sobre el ejército que envió el rey persa Darío I. Conforme a los relatos de Nepote y de otros cronistas antiguos, al consumarse la victoria de los griegos, un soldado de nombre Filípides (según algunos) o Diomedón (según otros) corrió a pie de Maratón a Atenas (una distancia superior a 42 kilómetros), para dar la noticia a los atenienses, y, una vez cumplida la misión, cayó muerto de agotamiento. En homenaje a la “carrera pedestre” realizada por el soldado, la modalidad atlética (maratón) fue introducida desde 1896en los Juegos Olímpicos Modernos por el Barón de Coupertin.
El Diccionario académico (22.a edición) registra tres acepciones del vocablo maratón: 1. En atletismo, carrera de resistencia en la que se recorre una distancia de 42 km y 195 m. 2. Competición de resistencia. 3. Actividad larga e intensa que se desarrolla en una sola sesión o con un ritmo muy rápido.
En las tres acepciones, maratón figura como nombre masculino. Ejemplos:
1. Un atleta italiano ganó el maratón de los Juegos Olímpicos de Atenas.
2. Andrés compitió exitosamente en un maratón de baile español.
3. Estaba muy cansado después del maratón de entrevistas.
Pero, al final de cada una de las tres acepciones, figuran las siguientes abreviaturas: U.t.c.f., que significan “Usado también como femenino”.
En conclusión, el vocablo maratón, en primer lugar y con preferencia, es de género masculino, sin perjuicio de que se lo pueda usar también como femenino, porque así se halla registrado, como segunda opción, en el DRAE. Academia dixit.

AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

 

 

¿CERCA MÍO O CERCA DE MÍ? (regresar al índice)

Algunos adverbios seguidos de la preposición “de” forman locuciones o giros prepositivos que dan origen a complementos cuyos términos (o núcleos) son pronombres. Ejemplos: cerca de mí, detrás de él, delante de nosotros, detrás de ti, etc.
La norma culta establece que es incorrecto el uso del adverbio seguido de los posesivos plenos mío, tuyo, suyo, nuestro, etc. No son, pues, recomendables las secuencias cerca de mí (por cerca de mí), detrás suyo (por detrás de él, ella o sus plurales), delante nuestro (por delante de nosotros), detrás tuyo (por detrás de ti o de vos), etc.
Sin embargo, como excepción, la Academia admite como correcto dicho uso en las frases alrededor mío, tuyo, suyo, nuestro, etc., en razón de que el adverbio alrededor está formado por la contracción “al” seguida del sustantivo rededor (contorno). Ejemplo: “Mira mi padre alrededor suyo” (Fuentes, México)

 

AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

¿Cero kilómetro o cero kilómetros? (regresar al índice)

Escuchamos a menudo expresiones como “Compré un auto cero kilómetro” o “Mandé reparar el motor de mi camioneta y quedó cero kilómetro”. En los dos ejemplos, el vocablo kilómetro está usado en singular.
La mayoría de los que se expresan de esa manera consideran que el cero es singular absoluto, porque es un signo sin valor propio. Sin embargo, apoyándonos en el ejemplo que da la Academia en su Diccionario oficial con otros sustantivos, podemos decir que, en los ejemplos mencionados, la palabra kilómetro debe escribirse en plural.
En efecto, si alguien pregunta a un amigo: “¿Cuántos kilómetros ha recorrido hoy tu automóvil?”, la respuesta puede ser: “muchos kilómetros, un kilómetro, medio kilómetro, uno y medio kilómetros o cero kilómetros”.
A propósito, el DRAE, en su 22.a edición, define la palabra cero como “…adj. Número que expresa una cantidad nula, nada, ninguno”. Y da el siguiente ejemplo: “Cero puntos”. La misma regla se aplica a la hora que indica la medianoche exacta, cuando alguien dice, por ejemplo: “Son las cero horas”. Otro ejemplo citado por la RAE: “[La campaña] comenzará oficialmente a las cero horas del viernes”. (Cf. www.rae.es). Finalmente, se suele decir que “el agua se congela a los cero grados centígrados”.
Se puede mencionar, asimismo, que, en un programa televisivo muy popular difundido los fines de semana, uno de los presentadores solía anunciar el juego final en que se estipula como premio “un automóvil nuevo, de paquete, cero millas”.

AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

¿La primer vez o la primera vez?(regresar al índice)

El DRAE registra el vocablo primero como apócope de primero y consigna que se usa siempre anteponiéndolo al sustantivo, sin establecer que éste debe ser masculino singular, como sí lo hace cuando se refiere a los determinantes apocopados algún y ningún (que se utilizan ante nombres masculinos singulares).
Fijándonos en los ejemplos, en los que se usa el determinante numeral ordinal apocopado primer, notamos que todos modifican a sustantivos masculinos singulares, con excepción del sustantivo espada, en la expresión primer espada, que se trata de una locución sustantiva de género masculino (según el DRAE), y que significa “entre toreros, el principal en esta clase”.
Tal vez por la falta de claridad en la explicación del Diccionario, muchas personas usan la apócope primer antepuesta a sustantivos femeninos singulares, en frases como “primer vez”, “primer ministra”, “en la primer ocasión”, etc., expresiones consideradas incorrectas por los buenos escritores y gramáticos, debiendo ser las mismas “primera vez”, “primera ministra”, “en la primera ocasión”, etc. El uso generalizado y la autoridad de los buenos y consagrados escritores avalan esta regla. Obs.: en el mismo caso de la palabra primer, se encuentra el numeral ordinal apocopado tercer.

AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

¿Son correctas las expresiones “horas extra” y “horas extras”?(regresar al índice)

Sí, ambas locuciones son correctas; en el primer caso, el vocablo extra es usado como sustantivo singular, conjunción apositiva especificativa (al estilo de “horas pico”), y en el segundo, la palabra extras es usada como adjetivo y, en tal función, concuerda con el sustantivo en número plural (ya que en género es invariable).

AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

¿La terminal o el terminal?(regresar al índice)

En castellano, algunos sustantivos cambian de significado cuando cambian de género. Es el caso de la palabra terminal. En efecto, este nombre es de género femenino cuando se refiere a “cada uno de los extremos de una línea de transporte público”. Ejemplo: “La terminal de ómnibus de Asunción”. Pero es de género masculino usado en electricidad, con el significado de “extremo de un conductor preparado para facilitar su conexión con un aparato”. Ejemplo: “El terminal de un alargado eléctrico”. También es masculino el vocablo terminal, usado en informática, con la acepción de “máquina con teclado y pantalla mediante el cual se proporcionan datos a una computadora o se obtiene información de ella”. Ejemplo: “En las últimas elecciones generales, se utilizaron muchos terminales para el voto electrónico”. En esta última acepción, el DRAE trae esta observación abreviada U.t.c.f. (Usado también como femenino).
AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

¿Rampa, rampla o rambla?(regresar al índice)

Muchas personas utilizan equivocadamente el vocablo no existente rampla en vez del correcto rampa, que, según el Diccionario se refiere al “plano inclinado dispuesto para subir o bajar por él” y, también, al “terreno en pendiente”. Por lo demás, existe otra palabra parecida. Se trata de rambla, que como americanismo (5.a acepción, admitida en 2001), significa: “Avenida que bordea la costa de un lago, un río o el mar”. Ejemplos:
La *rampla del supermercado… (*palabra inexistente, usada en vez de rampa, por el abogado de uno de los imputados por el incendio del llamado “1-A”)
La rambla de Montevideo es muy concurrida en verano (correcto).

 

AGUIAR B., Juan E. Las dudas del hispanohablante paraguayo: Incorrecciones que se deslizan en el lenguaje no vigilado. Curiosidades lingüísticas y soluciones a diversas cuestiones idiomáticas. 2005

 

 

Av. 25 de Mayo 972 c/ EEUU   Asunción - Paraguay
Teléfono: (595) 21 442 841 e-mail:aparle1927@hotmail.com